La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

En 2015, se marcó un hito importante para la humanidad. Los líderes mundiales de 193 países se comprometieron a implementar los acuerdos, programas y políticas orientados a alcanzar el desarrollo sostenible, a través de la erradicación de la pobreza, la generación de entornos prósperos, de paz y sostenibles con el medio ambiente, mediante una serie de objetivos que abarquen estos temas de manera universal, considerando la interconexión e indivisibilidad que debe estar presente en una Agenda integral. Estos compromisos se traducen en la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que entran en vigencia a partir de ese año.

 

Los ODS son de carácter global, orientados a la acción y universalmente aplicables, concisos y fáciles de comunicar. Tienen un enfoque integral al contemplar en su elaboración las dimensiones económica, social, ambiental y cultural como eje transversal del desarrollo. Aunque están directamente relacionados, la Agenda 2030 contiene un enfoque mucho más amplio que los ODS y sus metas. En ella se definen una serie de principios clave que reflejan su potencial transformador, y son: la universalidad, integralidad, articulación, coherencia normativa para el desarrollo sostenible, no dejar a nadie atrás, respetar los límites naturales de nuestro planeta y la justicia intergeneracional (IFP, 2017).

 

 

 

 

Ecuador y la Agenda 2030

 

 

Ecuador, comprometido con la incorporación del desarrollo sostenible en sus políticas, adoptó la Agenda 2030 dentro del Plan Nacional de Desarrollo 2017 – 2021 vinculando de forma directa los programas y políticas nacionales de desarrollo a los 17 ODS. Además, este compromiso se ha ratificado desde otras instancias, pero es urgente que se articulen estos esfuerzos para optimizar los resultados y uso de recursos:

  • ●     La Asamblea Nacional se comprometió a implementar la Agenda 2030 y los ODS, a través de todos los actos legislativos mediante votación.
  • ●     El sector privado se ha organizado para generar planes orientados al cumplimiento de los ODS. Entre ellos se destacan el Pacto Global y el plan “Ecuador 2030 productivo y sostenible”, liderado por el Comité Empresarial Ecuatoriano.
  • ●     La sociedad civil ha desarrollado proyectos orientados a fortalecer las capacidades de los actores y monitorear el cumplimiento e implementación de los ODS, a nivel nacional y local. 

Es importante reconocer la apertura que tiene el Gobierno para involucrar a más actores en estos procesos. Sin embargo, aún es necesario concretar esta voluntad en acciones, se requiere mayor compromiso por parte del sector público y una participación mucho más activa del resto de sectores.

 

 

Rol de la Sociedad Civil frente a los ODS

 

 

Actualmente, el Ecuador enfrenta un contexto marcado por una delicada estabilidad económica y fiscal, una  latente fragmentación social y procesos  electorales, que en muchos casos, generan cambios políticos e institucionales que no permiten continuar procesos tanto a nivel nacional como a nivel local. Además de retos externos, como la reducción de la cooperación internacional, que históricamente ha apoyado iniciativas de la sociedad civil. Sin embargo, este contexto también presenta una oportunidad de repensar el contrato social y las relaciones del Estado con otros actores de la esfera pública, entre ellos la sociedad civil, entendida en un sentido amplio, pues incluye tanto a academia, centros de investigación y de intervención, para generar condiciones que permitan a los diferentes sectores contribuir de forma articulada con el desarrollo sostenible.iveles que el gobierno no logra llegar y articulando actores que han sido excluidos de procesos participativos importantes. Es por ello que su trabajo con grupos de atención prioritaria, grupos vulnerables y grupos tradicionalmente marginados hace que su rol sea fundamental para alcanzar los ODS.

 

Por tanto, la sociedad civil juega un rol muy importante dentro las acciones para el desarrollo en Ecuador y en la premisa de no dejar a nadie atrás. Ya que se encarga de la inclusión de todos los actores en el debate, el monitoreo y seguimiento de la política pública y la promoción del desarrollo desde la ciudadanía, llegando a niveles que el gobierno no logra llegar y articulando actores que han sido excluidos de procesos participativos importantes. Es por ello que su trabajo con grupos de atención prioritaria, grupos vulnerables y grupos tradicionalmente marginados hace que su rol sea fundamental para alcanzar los ODS. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen: